martes, 19 de marzo de 2013

Unos apuntes sobre 'Girls'


No quiero analizar Girls demasiado a fondo porque estoy seguro de que hay muchos temas de fondo que se me han escapado, pero sí hay varias cosas de las que he querido hablar a lo largo de la temporada y he ido posponiendo hasta el final. A continuación, unos apuntes (menos breves de lo que quería) sobre la segunda temporada sin spoilers.

- Espero que los que llevan toda la segunda temporada de Girls quejándose de que Lena Dunham se exhiba desnuda de manera gratuita y en ocasiones casi forzada en todos los episodios sean conscientes de que tienen buena parte de la culpa. A lo largo de la primera temporada, aunque Dunham no tuvo reparos en ningún momento a la hora de enseñarnos cualquier parte de su cuerpo, no lo hizo de manera abusiva ni excesiva como sí ha pasado este año, y aun así se la criticó por ello, pues por lo visto al no estar buena no tenía derecho a enseñar las tetas en la HBO. Obviamente, es una de las críticas más estúpidas que se le pueden hacer a su serie (de la que yo me declaro muy fan ya de entrada), y consciente de ello se propuso que la viéramos sin ropa de todas las maneras posibles, como una especie de broma interna que sirviera de puñetazo en la cara a aquellos que expresaron en voz alta que sus kilos de más les hacían daño a la vista. La escena que ejemplifica esto de manera más clara es la que abre el episodio 2x07, Video Games, en la que a Hannah le entra un apretón y tiene que mear junto a las vías del tren. Es una escena innecesaria (aunque muy graciosa), que no tiene nada que ver con el resto del episodio y cuya única función es decirnos que si no queremos verle el culo dejemos de ver su serie, pero que no le exijamos que se tape porque no tenemos derecho.

- Además, su personaje ha despertado este año un odio casi generalizado que se ha resaltado como una crítica negativa a la serie. Y sí, Hannah es caprichosa, indecisa, egoísta, narcisista y ególatra, pero si algo me gusta sobre todo de Girls es que no pretende que la queramos (ni a ella ni a ningún otro personaje) a pesar de sus defectos, sino simplemente que entendamos que nosotros también somos así en mayor o menor medida. En este sentido Girls es mucho más respetable que por ejemplo Mad Men, donde Don Draper es una figura casi celestial a la que debemos admirar pese a su actitud y su comportamiento despreciable. Obviamente, que un personaje sea odioso (o que todos lo sean) no reduce la calidad de una serie; si acaso es un motivo muy razonable para no aguantarla o dejar de verla (algo que hoy en día no se lleva).

- Personalmente, el aspecto que más me interesaba de esta temporada era la relación entre Marnie y Hannah y el desgaste que venía sufriendo. Sin embargo, en el último episodio de la temporada apenas le dan importancia a este aspecto (le dedican una escena que, sí, es muy buena, pero que no me sacia), y lo más triste es que parece que a los propios personajes les parece algo secundario. También me gustó el camino que parecía que Adam estaba tomando en los últimos capítulos, algo que han eliminado de un plumazo en el final de temporada en favor del “final feliz”. En resumen, que esta temporada ha tenido episodios indiviuales brillantes (One man's trash y Video Games especialmente), ha abierto tramas que apuntaban maneras y ha sido muy deprimente (en el buen sentido de la palabra, pues con pocas series alcanzo tal nivel de empatía), pero ha cortado por lo sano con un final que tiene un tono muy distinto y que se antoja ligeramente forzado. Ah, y pese a que muchos dicen que ha dejado de lado la comedia definitivamente, a mí me ha sacado al menos una carcajada en cada episodio de este año.

- Shoshanna como personaje principal NO funciona. Su personalidad es tan límite (estaba concebida desde un primer momento como secundaria) que cuando pasa a un primer plano y sus tramas adquieren un tono más dramático me resulta cargante.

- Girls es una de las pocas series actuales en las que los únicos impulsos que mueven a los personajes son los sentimientos. En otras juegan un papel importante la ambición y el poder, pero las situaciones de Girls son tan comunes que es muy fácil sentirse identificado y no es raro que al hablar de ella acabemos diciendo también mucho de nosotros mismos. Asegurar que comprendemos perfectamente a personajes tan imperfectos y patéticos da hasta un poco de vergüenza. Pero, como he dicho ya alguna vez, quien no haya sido nunca tan egoísta como ellos que tire la primera piedra.

El final de temporada, por cierto, se me pasó volando (en mi cabeza duró cinco minutos). Estos diez meses de espera se van a hacer insoportables.

No hay comentarios: